12.07.2013

alex:




6 de junio de 2009 @ Montemierda con M. y R. también con Jack y la música viendo videos de Sigur Rós.




Estas dos están en un viaje. Te llamé anoche cabrón, cuando estaba camino a la ebriedad y no te conseguí. Así que he decidido escribirte aunque probablemente la carta janguee par de días en mi cartera en lo que me decido a comprar sello y sobre para enviártela.






R. está diciendo algo de que chichan mucho y beben mucho respecto a la banda que estamos escuchando, M. se ríe y señala la guitarra eléctrica. No sé de qué puñetas hablan pero me gusta escucharlas y me gusta que estén aquí. Estuvimos en la piscina un rato, abrazadas las tres en el agua, que es como mejor la pasamos y como mejor nos sentimos, como si un lazo nos mantuviera atadas una a la otra y reímos aunque escandalicemos a quien nos vea con sospecha. Como diría Pizarnik sonreimos con inocencia, y sobre todo miramos con inocencia como si no pasara nada, lo cual es cierto.






R. llegó anoche a casa a quedarse conmigo pues estaba demasiado ebria como para conducir a su casa. Dormimos abrazadas hasta hoy, amanecimos zombies y M. llegó al rescate con desayuno, tú sabes ella de las tres es la que piensa con cordura.






-¿Son las 4 ya? me preocupa Pier, está en alguna cueva no sé dónde exactamente? - M.






Ellas hablan mientras yo te escribo. Las tres estamos juntas sentadas en la sala. R. me acaricia la pierna, sonríe y me dice "me encanta verte escribir".






Nada como estar con los amigos. Necesito una dosis urgente de ti, pa' estar completa. Anoche soñé que estaba con M. y R. preparando como siempre un viaje a la playa. Yo tenía un traje a rayas de muchos colores y dos pares de zapatos, unos rosas y otros verdes, no sabía cuáles ponerme y cojí uno de cada uno. M. me metía prisa para salir y yo no entendía el por qué de tanta urgencia. Cuando le pregunté me dijo que era su despedida pues se iba la semana siguiente. Comencé a llorar y cuando miré mis pies estaba descalza, y ya mi traje no tenía colores.






M. se acaba de levantar del sofá no quiere ver más videos. Se ha puesto melancólica pensando en cuando se vaya. Las imágenes del video son grises y azules, un barco se va, el mar está revuelto, la música es triste como la muerte. M. se pregunta en voz alta por qué nunca se mató en la autopista escuchando esa música camino a su casa. Y enseguida nos hemos puesto a hablar de los pelos en las piernas y las axilas. M. habla y le hace trenzas a R.






Yo pienso en la muerte y en la distancia y espero que nuestra amistad no muera durante el tiempo que estemos separadas. Por eso te escribo mi querido Alex, porque así te siento cerca, porque me da pánico que cuando volvamos a vernos no nos reconozcamos. La gente cambia tanto. Las experiencias nos transforman día a día y no quiero que seamos extraños el uno para el otro. Creo que por eso me la pasaré escribiendo muchas cartas para ti y para M. llenas de sucesos cotidianos, de incoherencias y absurdos, para así burlar un poco la distancia y vernos siempre igual a los ojos.






Luego de esa última línea, leí en voz alta la carta. M. ha vuelto a sentarse con nosotras, no quiere volver a vernos, dice que nos despidamos hoy. Le dije que no. No hay forma, aún tiene el cargador de mi celular en su casa y par de libros míos y pretendo que me los devuelva. Además aún nos quedan varias semanas para disfrutar juntas de viajes en búsqueda de pitufos. R. sigue mirando el video, M. también lo mira, un amplio prado verde sale en la pantalla. M. dice que si fuera en Puerto Rico habrían muchas iguanas de palo.






-Iguanas de palo, zapatos verdes y K. buscando penes pequeños. - R.






-A que no le cuentas a Alex que el otro día te tiraste un muchacho de pene pequeño. Eres injusta. Pon eso en la carta-bitácora. - M.






Bueno ahora lo sabes querido. Buscando un polvo de cielo encontré un pene pequeño de esos que abundan como las iguanas de palo, son una plaga.






Las tres nos quedamos mirando el lago que aparece en el video.






-Vámonos a la piscina- M.



-Vámonos a un río- digo yo.



-Vámonos al carajo- R.






Risas. Risas. Risas.






Al rato, con los bolsillos vacíos, planificamos un viaje a Europa, para buscar juntas esos paisajes... ¿te apuntas?






.te amo.



K.

posted by Glifo @ 10:46 p.m.   4 comments

4 Comments:

At 7.6.09, Blogger ѕιℓναинα • ναℓєяια said...

es tan intimo.. me siento rara comentando..

mejor no digo más..

 
At 17.6.09, Anonymous Anónimo said...

la verdd es q no hay palabras...
me encanta!!
la manera en la q escribes... wow!!

-^-AtZ-^-

 
At 23.6.09, Blogger Literato said...

¿adiviná quién volvió????

sep, yo.


http://lascoleccionesdeliterato.blogspot.com

Besote.

 
At 23.6.09, Blogger Literato said...

Ahh... y este relato tiene tú toque...

¿penes pequeños?.... woww ¿abundan por allá? =)

 

Publicar un comentario

<< Home




G l i f o